Cómo organizar tu boda desde la distancia

Planificar una boda es de por sí complicado... ¡así que imagínate hacerlo desde otro país! A no ser que cuentes con una wedding planner o algún familiar que se ocupe de todos los preparativos, esos meses de organización pueden ser un auténtico caos y no los disfrutarás al 100%. Cuando Antonio me pidió matrimonio quise que esta experiencia fuera lo más sencilla y agradable posible, así que una vez pasada la emoción inicial y llegado el momento de ponerse manos a la obra, me propuse hacerlo todo con calma y siendo lo más efectiva posible. 


Como os comenté en la anterior entrada, ahora estoy trabajando en otro país así que tengo que aprovechar al máximo los viajes que hago a Madrid e intentar hacer lo máximo que pueda por internet. Si al igual que nosotros estás organizándolo todo desde la distancia o simplemente quieres optimizar el tiempo y centrarte sólo en la parte divertida de planificar tu boda, en esta entrada os daré algunas ideas sobre cómo vamos cerrándolo todo sin convertirme en una bridezilla (¡o por lo menos intentándolo!) 

Mi primer consejo: cómprate una agenda. En las librerías encontrarás varias versiones especializadas en bodas que te ayudarán a hacerte una idea de todos los detalles sobre los que tendrás que decidir en los próximos meses: el tipo de ceremonia, los proveedores, dónde se sentarán los invitados, las canciones que podréis... ¿Es imprescindible? Pues para mí ha sido muy útil tener un libro de consulta para tener un punto de partida sobre todo lo relacionado con la boda porque al principio estaba muy perdida.

De todas las agendas que hay en el mercado ahora mismo, yo he tenido dos:
  • La agenda de nuestra boda (Ed. Planeta - 23€)
  • Diario de la novia (Ed. Petite Mafalda - 29€)
Ambas me han gustado mucho y en cuanto a contenido son similares. Las principales diferencias están en el tamaño, el estilo y en la primera por ejemplo, tienes más apartados para apuntar ideas. Así que os recomendaría cualquiera de las dos porque ambas cumplen su objetivo, ya es cuestión de elegir una u otra en función de cuál te atrae más.

Y no, no soy una loca (aún) y me he comprado mil agendas, la primera tuvo un percance y tuve que buscarme una segunda opción para continuar apuntándolo todo ;)

La agenda de nuestra boda Editorial Planeta

Tras hacernos una idea de lo que teníamos que planificar y buscar mil fotos de inspiración, nos centramos en encontrar un sitio para el banquete. En este punto las páginas web especializadas en bodas fueron mi salvación. En concreto, me hice una cuenta en Bodas.net para ver todo tipo de proveedores y además las valoraciones de otros novios (súper importante). Mi recomendación  cuando vais a buscar un salón, finca o restaurante para celebrar la fiesta, es que os hagáis una lista de características deseadas e intentéis buscar un lugar que cumpla las máximas posibles, así será más fácil tomar la decisión final. Nuestra lista incluía:

  • No muy lejos de Madrid para que pueda venir la familia y amigos sin problemas. 
  • Cercanía de transporte público para la gente que no tenga coche. En este punto barajamos la posibilidad de poner autobuses si fuera necesario para que la gente no condujera después de beber.
  • Exclusividad de espacio para no mezclarnos con otras bodas o celebraciones en el mismo lugar. 
  • Barra libre y fiesta hasta bien entrada la noche, sin que nos echaran antes de las 3-4 de la mañana (como mínimo). 
  • El catering también juega un papel importante pues representa vuestros gustos. Intenta que tanto la calidad como la cantidad sea de vuestro agrado, así seguro que todos los invitados disfrutan del convite. Por ejemplo, uno de los salones que visitamos perdió puntos porque me obligaban a poner ciertas comidas que no me gustan nada (¿porqué se empeñan en poner dátiles con beicon?).
  • Que sea bonito. El sitio tiene que entrarte por los ojos y no sólo cuando ves las fotos de su página web. Piensa que ahí pasarás la mayor parte del tiempo y al igual que el catering, tiene que representaros. Si ves algo que no te gusta, pasa al siguiente sitio sin darle muchas vueltas, hay cientos de lugares para celebrar una boda, no te conformes con el primero que veas (recuerda que es vuestro día, date el capricho). 
  • Posibilidades de personalización del espacio. Algunos sitios te dejan elegir el color de los manteles, los centros de mesa y son flexibles con el horario o la distribución de mesas. Todo esto es muy importante por si quieres darle tu toque personal. 
  • Como en la boda irán bastantes niños, el sitio debería contar con algún tipo de entretenimiento o zona para ellos, así tanto los peques como sus padres disfrutarán de la celebración. 
Una vez terminada la "lista de deseos", seleccionamos varios lugares que queríamos visitar y redujimos la lista a 3. Así, en un fin de semana pudimos visitar varios salones y cerrar la fecha en la iglesia.

El primer salón fue un poco fiasco porque no era lo que prometía. El segundo nos gustó mucho y casi lo cerramos, pero como siempre te dan unos días para que te lo pienses, decidimos visitar el tercero por si acaso. Y como se suele decir: a la tercera fue la vencida, ¡encontramos nuestro salón perfecto! Nos gustó tanto que en este caso no nos lo pensamos y lo reservamos ese mismo día.

¿Os imagináis un sitio que cumple el 100% de lo que quieres? Pues ahora imaginaos que no sólo cumple el 100% sino que se pasa y consigues más cosas de las que habrías imaginado. No sólo el salón me ha encantado, la comida tiene una pinta estupenda, sólo celebran nuestra boda y tienen cuidadoras y espacio exclusivos para los niños, sino que además incluye en el cubierto habitaciones para todos los invitados, así pueden quedarse a dormir esa noche sin preocuparse de coger un hotel por su cuenta o volver a casa conduciendo. Otro extra que tiene es que nos tenemos que preocupar de lo mínimo pues ofrecen muchos servicios que normalmente tienes que contratar por tu cuenta (coche de novios, cartelería, candy bar, decoración...) y para el resto de detalles, nos han pasado contactos de proveedores de confianza que trabajan siempre con ellos, asegurándonos que todo va a salir bien. Es más, hasta cerramos la fecha con la ermita del pueblo, así que una preocupación menos. Mi sitio ideal, vamos. Tengo una ganas enormes de que llegue la boda para poder contároslo todo con detalles.


Ahora que ya teníamos el lugar del banquete y la iglesia, tocaba adelantar otro detalle hasta mi próxima visita a Madrid para buscar mi vestido de novia (carita de emociónnnnn). Así que el resto del mes nos dedicamos a buscar posibles regalos para los invitados por internet. Después de valorar varias ideas, nos decidimos por unos regalos originales, prácticos y unisex que además pudimos encargar por internet a una star-up española. Y para los más pequeños, a Antonio se le ocurrió la idea de hacerlos nosotros mismos. Como vamos con tiempo y tenemos todo un invierno alemán por delante, durante estos meses vamos a estar "fabricando" un detallito que valdrá para niños y niñas, tendrá detalles nuestros y además podrán utilizar junto a sus padres para que se diviertan juntos.


Y hasta aquí la primera parte de cómo estamos organizando la boda. En una sola visita a Madrid ya tenemos lo principal: iglesia, banquete e ideas de regalo, yo creo que no está mal.

¿Algún consejo adicional por vuestra parte? ¿Cómo escogisteis vosotras todo?

2 comentarios:

  1. pues esta genial como pauta para ir llevando organizadamente! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento lo estamos cerrando todo con tiempo y creo que vamos bastante bien. Creo que lo mejor es organizarte un poco y al final todo sale :)

      Eliminar